Entrevista con el Pdte. de Blue Doors Hotels

Septiembre de 2015

Turismo: La Locomotora que Impulsará el Futuro Económico de Colombia

En los últimos años, la capital colombiana ha sido testigo de un crecimiento significativo en el sector hotelero, puesto que cada día se convierte más en un atractivo comercial, cultural, turístico y de negocios, no solo para los colombianos sino para la región. Es importante resaltar, que del total de extranjeros que visitó Colombia en el 2011, el 54% de este, escogió a Bogotá como su principal destino.

Fernando Sánchez Paredes, presidente de la cadena hotelera de hoteles boutique, Blue Doors, es Ingeniero Industrial de la Universidad de los Andes en Bogotá y tiene una maestría en Desarrollo Rural y Planificación y Finanzas Públicas de la Universidad de Amberes en Bélgica. Dentro de su ‘curriculum vitae’ también se destaca un posgrado en Planeación Estratégica de Mercadeo para Hoteles del American Hotel Association Educational Institute y un Diplomado en Negociación Profesional del Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA en Bogotá. Sánchez Paredes es considerado uno de los hoteleros más importantes de Colombia con más de 43 años de vida profesional y 28 años de experiencia en el sector hotelero.

A continuación el presidente de Blue Doors Hotels nos cuenta un poco acerca del ‘boom’ hotelero que vive Bogotá mientras nos hace un ‘recorderis’ de las fallas que tiene la ciudad en cuanto a la industria turística. Sánchez Paredes considera que el gobierno tiene que ser más consiente de la importancia de este sector como una “locomotora para el desarrollo en Colombia”, pues a través del turismo es como, quizás, el país logre mayor crecimiento económico.

  1. ¿Cuál fue el detonante del actual ‘boom’ hotelero en Bogotá y cómo ha ido evolucionando?

FSP: Particularmente dos cosas: primero, la seguridad que trajo el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe y segundo la ley por medio de la cual se incentiva la construcción de hoteles en Colombia y la posibilidad de contar con treinta años de exención de impuestos para los nuevos proyectos hoteleros. Por primera vez, en 30 años, un gobierno nacional fue consiente de la importancia que tiene el sector turístico en el desarrollo económico del país.

Nuestro sector va a seguir evolucionando en el futuro de una manera impresionante. En Colombia hoy tenemos un ‘Bonsái’ de industria turística y ahora lo que va a acontecer, ya comenzó de hecho, es la gran expansión de este sector, el cual se convertirá en una súper locomotora del desarrollo regional y urbano del país y, tal vez, la principal industria de exportación de servicios.

Visto desde una perspectiva histórica global, dentro del desarrollo económico y la clasificación de las actividades económicas de los países, la etapa que sigue, después de la industrialización y la agro industrialización, es el gran crecimiento de los servicios públicos provistos por el estado y del sector de los servicios. Lo que estamos presenciando en las naciones desarrolladas del mundo es la creación del sector de las experiencias.

  1. ¿El ‘boom’ hotelero incluye a todos los hoteles o algún tipo de hotel en particular?

FSP: Hay muchos nichos de mercado que exigen diferentes estilos de hoteles. Lo que los hoteleros han hecho es ir desarrollando productos para diferentes clientes dependiendo de sus necesidades. Por ejemplo, los hostales ofrecen un servicio muy económico para estudiantes y de ahí para arriba hay al menos 30 diferentes tipos de hoteles hasta llegar a los de gran lujo que ya comenzaron a instalarse en Bogotá como lo es el Hotel JW Marriot y el de nuestra cadena Blue Doors, 93 Luxury Suites. También el W de Starwood y prontamente llegará el Four Seasons. Con esto, Bogotá ya ingresa a las grandes ligas.

  1. ¿Cuales son los principales mercados que llegan a Bogotá?

FSP: Los segmentos de mercado que nos llegan, fundamentalmente, son tres. El primero y el más grande está compuesto por hombres y mujeres que vienen por negocios (60%); en segundo lugar están los grupos que vienen por convenciones con un 30% de la partida y finalmente aquellas personas que nos visitan por turismo suman hasta ahora apenas un 10%.

Con todo lo que sucede actualmente el sector del turismo cada día se vuelve más importante. Los ejecutivos que vienen de negocios seguirán siendo el principal mercado por muchos años. Sin embargo, los grupos de convenciones comenzarán a tomar más fuerza, sobre todo en 2016 cuando Corferias abra su nuevo gran centro de convenciones.

  1. ¿Qué cree que se necesita para fortalecer y mantener el turismo en Bogotá?

FSP: Debemos mejorar dos aspectos fundamentales para que el turismo llegue a Bogotá: la seguridad y la limpieza. Necesitamos elegir un alcalde que sea un buen administrador de empresas; que maneje bien las compañías de servicios públicos de la ciudad y que, principalmente, piense en darnos seguridad.

Ahora, Bogotá otra vez volvió a ser una ciudad sucia, donde uno va por el centro histórico y desafortunadamente se tropieza con la contaminación que habitantes de las calles generan a diario. Estas personas no tienen donde dormir y disponen del espacio público como si fuera su casa. Es responsabilidad del gobierno brindarles un hogar seguro y digno.

  1. ¿Qué aspectos de Bogotá podrían afectar negativamente el ‘boom’ hotelero y cómo se pueden contrarrestar?

FSP: La seguridad, la limpieza y la inestabilidad en las políticas generan un gran desorden urbano que está a punto de acabar con toda la ciudad.

Sin embargo la economía crece y es la más importante del país. Los empresarios seguimos apostándole a esta ciudad y sobre todo a desarrollar la industria de las experiencias. El día que elijamos a un alcalde que gobierne como debe ser, tendríamos que convertir a la Candelaria, tal como ya lo hizo Cartagena con su ciudad amurallada, en un área para caminar así como en un gran centro comercial, donde también se conserve la arquitectura de las viviendas y haya actividad por las noches.

Además, hay que comenzar a cuidar las fachadas, pues otra vez están llenas de mamarrachos y publicidad. Así la ciudad se ve horrible; eso no es permitido en ninguna ciudad civilizada del mundo.

  1. ¿Qué beneficios presenta el negocio de la hotelería desde el sector privado?

FSP: El sector turístico es supremamente importante para la economía. La generación de empleo en este sector no representa un alto costo como en otras industrias. Por cada habitación que construimos se crea un empleo directo y dos empleos indirectos lo que genera crecimiento de manera muy rápida e impactante.

El tipo de trabajador que requerimos resulta relativamente menos costoso a la hora de entrenarlo y la afluencia de extranjeros al país nos convierte en un gran exportador de servicios y generador de divisas.

Los hoteles son grandes disparadores de desarrollo urbano y regional. Cuando se construyen generan grandes renovaciones urbanas e impactan otros sectores tan importantes como el comercio, los restaurantes y el transporte.

  1. ¿Qué tan rentable es el negocio de la hotelería? ¿Es una actividad para todos o qué tanto capital se necesita para ser parte de este?

FSP: Es un negocio muy rentable para todos. Si se genera ahorro se pueden construir los destinos turísticos. Los países avanzados crecen con base en el ahorro. Surgen cuando la gente, especialmente los jóvenes, comienzan a pensar en el futuro y saben que es un imperativo hacer un capital para la vejez. Yo creo que hoy en día, los colombianos jóvenes se han vuelto más conscientes de que por cada 100 pesos que ganen, tienen que ahorrar, por lo menos, 10 o 15 pesos.

Y ese dinero, ¿dónde lo pueden invertir? Lo más seguro es la inversión en finca raíz y allí está la hotelería. En finca raíz se puede invertir en varios sectores distintos: en locales en centros comerciales; en oficinas viviendas y en hoteles. Pues bien, la hotelería demuestra, que en períodos de más de 10 años es la que más rentabilidad deja Esta genera una tasa por encima del 18 al 20% anual, sumando la renta mensual con la valorización.

  1. ¿Qué le falta a Bogotá para seguir creciendo en este sector?

FSP: Nos falta un buen alcalde; un plan de desarrollo turístico; arreglar el tema de la seguridad y por supuesto la limpieza; mejorar la movilidad. Esta ciudad, hoy, en hoteles de 3 ,4 ,5 estrellas dispone de 15.000 habitaciones. En 10 años debemos contar con 30.000. El nuevo Aeropuerto El Dorado está llegando al tope en 2015. Necesitamos para el 2020 un aeropuerto que mueva 60 millones de pasajeros para convertirnos en el ‘hub’ del transporte en Suramérica.

  1. ¿Qué país de Latinoamérica sería un modelo en materia turística?

FSP: En este momento, para mí, los que están más avanzados son los chilenos. Santiago de Chile es la ciudad más bonita que he visto. Yo la veo creciendo espectacularmente. ¡Produce envidia! Tiene túneles de 3 y 4 km de largo que atraviesan la ciudad; está limpia; no hay trancones y hay bulevares con aceras llenas de plantas muy bien mantenidos. La Bogotá de Gustavo Petro está lleno de huecos y es un desastre. Resulta que el último alcalde tenía todo el dinero para arreglar esto y lo dejó en el banco por pura incapacidad de gestión.

Pero es que todas las ciudades de Latinoamérica nos están dejando atrás: Quito y Lima son ciudades lindas que están bien administradas. Hay un libro, muy famoso, sobre administración de ciudades y seguridad, que se llama “Fixing Broken Windows: Restoring Order and Reducing Crime in Our Communities”, de Kelling y Coles, donde se explica la teoría de que si en una cuadra dejan una casa abandonada entonces alguien llega, le tira una piedra y rompe la ventana. Cuando la gente ve la ventana rota, entonces bota la basura en frente; luego vienen dos ladrones y viven allí y se vuelve un entorno perfecto para el crimen organizado. Por lo tanto no hay que permitir las ventanas rotas: hay que mantener las ciudades y los barrios impecables.

10. ¿Qué beneficios representa la construcción de hoteles para la ciudad?

FSP: La industria turística es la industria sin chimeneas. Desafortunadamente la gente que hace la legislación en Bogotá prohíbe construir hoteles en el 80% de la ciudad, lo cual nos deja sin espacio donde construir un hotel hoy en día. Por el contrario, en todas las ciudades del mundo civilizado, hacen lo opuesto: impulsan la construcción de hoteles, pues estos son un conjunto de habitaciones de lujo los cuales generan casi un empleo directo por habitación y dos empleos indirectos mas.

Estados Unidos aprendió hace muchos años que la industria más importante para jalonar el desarrollo económico es la del turismo. Resulta muy interesante saber que en este siglo, en Estados Unidos, ya no se dice “si la General Motors anda bien, Estados Unidos anda bien”, ahora el refrán es: “si el turismo anda bien, el país está bien”….

11. ¿Qué es un hotel boutique y el servicio de larga estadía?

FSP: Hay distintos tipos de hoteles creados para satisfacer diferentes necesidades. Un hotel convencional está hecho para personas que van a quedarse pocos días: 1, 2 o 3 noches. Pero si el huésped planea alojarse por más de 3 días, es mejor hospedarse en un apartamento de 50 a 130m2. Esto en términos hoteleros es una suite, donde el huésped encuentra diferentes espacios tales como: una alcoba independiente, sala con chimenea y comedor, una cocina completa, baño social y dos o tres alcobas adicionales dependiendo del tamaño del grupo. Cada dia los hoteles reciben mas familias con niños.

Los hoteles de cadena, lo primero que hacen es estandarizar los espacios y la decoración. Esto hace que sean prácticamente iguales en todas partes del mundo. Hay ciertos clientes, a quienes les aburre llegar siempre a hoteles idénticos y son ellos quienes prefieren alojarse en un hotel boutique.

Una boutique en términos comerciales es un almacén único y exclusivo, la cual ofrece productos especiales, a veces hechos a mano, para un público específico. Para este segmento el precio de venta no tiene mayor trascendencia. Lo que realmente importa es el hecho de poder adquirir y poseer algo que es irrepetible. Nuestros hoteles boutique son todos distintos, únicos e irrepetibles. Por ejemplo tenemos uno donde cada habitación fue intervenida por un artista colombiano (104 Art Suites). En otro todas las suites están dedicadas a celebridades, (Celebrities Suites). Jazz Apartments le rinde un tributo a este genero musical y su decoración gira en torno a este mismo. Y así sucesivamente..

12. ¿Cómo decide incursionar en el modelo de hoteles boutique y de larga estancia?

FSP: Fui durante 13 años gerente de la cadena Hoteles Royal. Mientras conversaba con mis huéspedes, quienes estaban por largas estadías en los hoteles, me percaté que tenían muchas incomodidades por lo poco que les ofrecía una suite convencional, donde no hay cocina, ni una nevera grande ni un baño para visitantes. Por ejemplo, una familia con niños pequeños no tenia donde calentar un tetero. Cuando decidí independizarme, busqué este nicho de mercado, el cual no estaba bien atendido y fuimos los precursores de los apartment boutique hotels (apartamentos con servicios hoteleros de lujo) para largas estadías en esta ciudad.

13. ¿Qué ventajas y desventajas presenta este modelo de hoteles para el empresario? ¿Qué riesgos tiene?

FSP: Tiene cierta complicación en el sentido que en cada edifico tenemos 40, 50 o 60 inversionistas, a quienes debemos responderles con una rentabilidad significativa a fin de mes. Afortunadamente llevamos más de 10 años dando las mejores rentabilidades del mercado. Por ello permanentemente nos llaman para operar nuevos proyectos.

14. Como mencionamos anteriormente, Colombia vivió una fuerte época de violencia que afectó al turismo. ¿Qué lecciones se aprendieron en cuanto al manejo del sector hotelero?

FSP: Que necesitamos urgentemente lograr la paz. La lección número uno es que vivir en un país con violencia es un desastre. Yo nací en el año 50 y nunca en mi vida he estado en una Colombia en paz. La enseñanza es que necesitamos gobiernos que funcionen. Es como un circulo vicioso porque toca educar a la gente pero aquí no se invierte el dinero en educación y al no tener gente educada la democracia nos lleva a elegir malos gobernantes.

Esas personas que son elegidas, al llegar al poder, se corrompen. El narcotráfico ha corrompido a la sociedad entera y eso hace que se roben el dinero de los impuestos. Cuando uno logra tener administradores como lo fueron Peñalosa y Mockus en Bogotá, uno percibe una transformación impresionante. Se empieza a notar que lo que pagamos en impuestos está siendo invertido en obras. Durante esas administraciones se logró tapar todos los huecos en las vías y ampliar las calles. Nosotros actualmente necesitamos 40.000 policías en Bogotá y apenas tenemos 12.000. Una buena administración tiene que saber solucionar este tema para darnos la seguridad que merecemos.

15. ¿Qué efectos traerá al sector hotelero un acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC?

FSP: Primero un enorme reto: manejar bien el postconflicto. Hay que lograr que haya una gran inversión para darle educación a los 10.000 guerrilleros y 13.000 milicianos. Para la hotelería el gran reto es desarrollar el mejor lote de esquina del mundo, construyendo hoteles en todas las costas y a todo lo largo y ancho del país.

En la Costa Caribe lo que va a suceder es que desde el Urabá hasta el Cabo de la Vela, van a ser construidos hoteles tipo resort, creando una semejanza con el corredor mexicano de Cancún –Tulum, el cual hoy ya cuenta con más de 40,000 habitaciones construidas: tres veces más de lo que tenemos en Bogotá.

Nosotros contamos con el producto de ecoturismo más fenomenal del mundo: la zona selvática. Podríamos traer a millones de personas a que conozcan el “cambuche” donde tuvieron por 6 años recluida a Ingrid Betancourt. Entonces, para los que estamos en la industria del turismo, lo que viene es convertir a Colombia en una potencia del turismo mundial. Un acuerdo de paz sería una gran oportunidad para hacer un desarrollo turístico muy bien hecho y convertir esta industria en la principal locomotora de la economía nacional.

16. Hay gente que señala que el sector hotelero no es bueno, es decir, que no produce muchas ganancias ni ofrece una mejor calidad para la ciudad. Por ejemplo el caso de Cartagena, una ciudad que vive del turismo.

¿Qué falta para que en realidad el sector hotelero, el cual hoy en día está creciendo rápidamente en Bogotá, ayude a la sociedad y produzca empleo y una mejor calidad de vida?

FSP: Una buena administración pública donde los gobernantes sepan diseñar y ejecutar planes de desarrollo y entiendan cómo se construyen las ciudades del futuro. Necesitamos que la administración pública le garantice al sector privado que el dinero no se va a perder y será bien invertido.